(57) (1) 745 6614 - (+57) 350 4731076 - Carrera 7b Bis #132-38 Cons. 801 contacto@celagem.com

Los tratamientos de reproducción asistida continúan causando debate en el mundo científico, ético y social. La selección de sexo y la prevención de enfermedades hereditarias, son algunas de las posibilidades de este procedimiento.

En los últimos años se han reforzado las leyes para prohibir o para limitar la práctica de la reproducción asistida en el mundo. En los Estados Unidos las leyes no son claras al respecto, por lo que es uno de los países más populares para su práctica. En 2017, el Reino Unido se convirtió en el primer país en licenciar formalmente el procedimiento, aunque solo para el caso de las mujeres con enfermedades hereditarias.

En otras esferas como en India, hace un par de años prohibió la subrogación comercial. Durante el 2018 Irlanda se unió a Holanda, Noruega, Suecia, Suiza, Finlandia, Nueva Zelanda y otros, para prohibir la donación anónima de esperma. Y otros países, incluidos China, Canadá y Australia, prohíben la selección de género, excepto en casos médicamente necesarios.

Así, en el panorama legal se vislumbran algunas perspectivas que despierta el tema y los diferentes procedimientos que se pueden practicar. Veamos en detenimiento de qué se habla.

En la fertilización In Vitro (FIV) existe un proceso conocido como diagnóstico genético de preimplantación, o PGD. Los médicos toman una sola célula o unas pocas células de un embrión y usando sondas de ADN pueden examinar su composición genética. Es usado generalmente para detectar embriones con enfermedades hereditarias. Pero ahora también se usa para identificar embriones con características deseadas.

El PGD no modifica el embrión, pero permite que los padres elijan qué embriones transferir al útero y cuáles desechar. Por ejemplo, las personas sordas y las personas con enanismo pueden querer que sus niños compartan esos rasgos. Otros pueden desear que su niño sea un donante de tejidos compatibles para un miembro de la familia enfermo.

En otros casos, existen compañías de biotecnología que ofrecen seleccionar el sexo del niño, el color de ojos, identificar embriones con mayor probabilidad de ser adultos sanos, detección de inteligencia, etc. En Estados unidos ofrecen otros servicios como la subrogación uterina que se traduce en alquiler de vientres para padres infértiles y la donación anónima de esperma.

Los avances tecnológicos continúan aportando nuevos alcances a los tratamientos de reproducción asistida, sin embargo, aún no superan el consenso social y la incomodidad de ciertos grupos por estas prácticas.

EN / ES