(57) (1) 745 6614 - (+57) 350 4731076 - Carrera 7b Bis #132-38 Cons. 801 contacto@celagem.com

Es común que los pacientes que se someten a un tratamiento de reproducción asistida, bien sea mediante la donación de óvulo o a través de la subrogación de vientre, se cuestionen sobre la influencia genética de la gestante sobre el embrión.

Tradicionalmente, se ha instaurado la creencia de que la información genética transmitida al embrión es exclusivamente procedente del óvulo y del espermatozoide, sin influencia del vientre en el que se desarrolla el futuro bebé. Sin embargo, se ha comprobado que la mujer gestante sí puede reprogramar la genética del embrión aun cuando el óvulo proviene de otra mujer (como sucede en los casos de ovodonación). Igualmente, los hábitos de la gestante durante el embarazo resultan determinantes en el desarrollo embrionario, modificando el genoma del embrión (es decir, el conjunto de genes contenidos en los cromosomas,​ que puede interpretarse como la totalidad del material genético).

Según un estudio llevado a cabo por los doctores Felipe Vilella y Carlos Simón, del Instituto Valenciano de Infertilidad, en España, y publicado en la revista científica Development en 2015, entre los días 5 y 6 después de la concepción, la embarazada puede reprogramar la genética del embrión, incluso si este no sea biológicamente suyo. Una vez dado el contacto del endometrio con el embrión, este recibe el exoma materno, es decir, la parte del genoma formado por los exones, los cuales constituyen las codificaciones de los genes que harán parte del ARN. El exoma es la parte funcional más importante del genoma y la que contribuye en mayor medida al fenotipo final de un organismo.

En la investigación fue posible identificar la molécula específica contenida en el líquido endometrial que es capaz de reprogramar genéticamente al embrión (la molécula Hsa-miR-30-d).  “Este hallazgo nos muestra que existe un intercambio entre endometrio y embrión, algo que ya sospechábamos por la coincidencia de algunos rasgos físicos entre madres e hijos de ovodonación así como por la incidencia de enfermedades de los niños relacionados con patologías maternas durante la gestación como obesidad o tabaquismo”, explica el investigador Felipe Vilella.

EN / ES