(57) (1) 745 6614 - (+57) 350 4731076 - Carrera 7b Bis #132-38 Cons. 801 contacto@celagem.com

La libertad de la mujer sobre su cuerpo y su intención de conceder a través de su vientre la oportunidad a una pareja de ser padres, termina siendo el principio de la Gestación subrogada.

En el camino de esta práctica convergen y participan varios actores, por lo cual, este modelo debe ser completamente diligente. El Centro Latinoamericano de Diagnóstico Genético Molecular tiene como propósito garantizar y defender los derechos de todos y cada uno. Evitar que durante su proceso se dañe la integridad de sus actores.

En principio, este proceso se asegura de crear un ambiente garantista. El respeto a los derechos de todas las partes se convierte en el contexto principal. Empezando por  las mujeres que deciden compartir su capacidad de gestar con una pareja que por condiciones médicas y biológicas son incapaces de engendrar.

La libertad que tiene la mujer de decidir sobre su cuerpo hace que este proceso sea un pacto que consagra la conciencia y la voluntad misma. Para muchas parte de la sociedad es difícil entender esta posición, pero en este sentido la perspectiva que permea este contexto es que las mujeres son responsables y capaces de decidir si quieren gestar para otras personas o no. Este modelo atañe a la libertad del ser humano y de velar porque se decida de manera libre y conscientemente, sobre todo en todo lo que concierne a la vida y al cuerpo.

Partiendo de esta premisa, la gestación subrogada practicada por parte del Centro Latinoamericano de Diagnóstico Genético Molecular, atiende a construir de manera responsable un listado de criterios que permita que esta práctica viva en un ambiente transparente de derechos. En principio, se defiende la edificación de un modelo con regulaciones claras frente a los perfiles de las mujeres que deciden compartir su aptitud fértil.

Se consideran aspectos tales como madres gestantes que tengan un nivel socio-económico estable. Lo que garantiza que las candidatas voluntariamente permitan brindar la oportunidad de ser padres a otros no con la idea central de tener una retribución económica que determine su fuente de sustento.

Otro aspecto importante para la selección de la madre subrogada es que con anterioridad esta persona ya haya pasado por un proceso de gestación. De esta forma se permite que el monitoreo profesional y médico sea riguroso y seguro, debido a que una mujer que haya pasado por un embarazo previo y por ende por un parto, concibe aspectos físicos y mentales que permiten que el proceso sea exitoso.

Por un lado, la mujer conoce el sentido real de la construcción de una familia, de este modo la comprensión hacia esta labor de donar su potencial para que otros sean padres la hace más competente; así mismo tendrá la experiencia de saber qué supone un embarazo y un parto, la madre será completamente consciente de que su labor amerita un cuidado sensato. Y la otra razón, es que el equipo de salud tendrá información más acertada sobre cómo el cuerpo de esta persona responde al proceso de maternidad y de alumbramiento.

De este modo, el Centro Latinoamericano de Diagnóstico Genético Molecular garantiza que este proceso evada cualquier riesgo que se pueda prever. Evidentemente el modelo realmente busca derogar cualquier aspecto que pueda poner en riesgo la vida.

La gestación subrogada responde a la necesidad de una pareja que busca engendrar una familia como motor de vida. Y una mujer que de manera libre y voluntaria entiende el proceso de frustración por el que puede pasar una pareja con incapacidad de procrear, brinda entonces la oportunidad de engendrar una nueva vida y dar a luz a nuevos padres.

EN / ES