(57) (1) 745 6614 - (+57) 350 4731076 - Carrera 7b Bis #132-38 Cons. 801 contacto@celagem.com

Existen diversas causas para la infertilidad como el defecto ovulatorio, oclusión de las trompas de Falopio, bajo recuento de espermatozoides; y algunos factores que disminuyen la posibilidad de embarazo como la edad avanzada, menor reserva ovárica y endometriosis. De estos factores, algunos son inmodificables (la edad y la reserva ovárica); otros, como el peso corporal y los hábitos de vida, son modificables.

La reciente revisión realizada por Yu-Han Chiu y su equipo investigativo del Departamento de Nutrición y Epidemiología, de la Universidad de Harvard,  arrojó que existen beneficios reproductivos respecto a las dietas y los suplementos dietéticos.

El consumo de algunos patrones nutricionales traen beneficios potenciales para la fertilidad.

Ácido fólico: Es una vitamina B, importante en la producción de células nuevas, reduce la posibilidad de ser anovulatorias y disminuye el tiempo para lograr un embarazo. Es primordial durante la gestación. La dosis diaria recomendada es de 400-800 μg.

Vitamina D: Los hallazgos sobre esta vitamina aún no son concluyentes. Se encontró que afecta la
fertilidad a través de los receptores de los ovarios y el endometrio. Las mujeres con niveles adecuados (> 30 ng / ml) tienen menos probabilidades de abortos espontáneos.

Los hidratos de carbono: Los carbohidratos impactan en la homeostasis (mantenimiento normal de glucosa en sangre) y en la sensibilidad a la insulina. El impacto es para las mujeres con síndrome de
ovario poliquístico.

Suplementos omega-3: Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 reducen el riesgo de endometriosis. Y está asociado al aumento de tasas de embarazo y nacimientos exitosos.

Proteínas y lácteos: Los estudios son controversiales. Algunos manifiestan que disminuyen la reserva ovárica y que la carne, el pescado y los lácteos son vehículos para la contaminación ambiental del
embrión. Por otro lado, se demostró que el pescado ejerce efectos positivos sobre la fertilidad.

Finalmente, la dieta mediterránea resulta la mejor opción, con alta ingesta de frutas, verduras, pescado, pollo y aceite de oliva. El balance nutritivo proporciona los micro y macronutrientes requeridos. El uso de suplementos vitamínicos es común, pero no reemplazan a las fuentes naturales, que no compiten con las fuentes sintéticas. Mantener el peso adecuado, hacer ejercicio regular y abstenerse de consumir sustancias dañinas como: fumar, consumir alcohol, drogas recreativas y alta ingesta de cafeína; es el camino para combatir y evitar la infertilidad.

Abstract de la revisión del estudio en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30196938
EN / ES