Poco se habla del sexo durante el embarazo. Tal vez esto se deba a una tendencia cultural de no asociar a las madres embarazadas con la sexualidad, pero el sexo en el embarazo es totalmente compatible, a pesar de los miedos típicos de las futuras mamás y también de los futuros papás.

La mayoría de las mujeres embarazadas pueden mantener relaciones sexuales normalmente. Sólo en algunos embarazos considerados de alto riesgo los médicos pueden aconsejar ciertos cuidados o abstinencia durante un período.

embarazo y sexualidad

Muchas madres embarazadas notan que su deseo de tener relaciones sexuales cambia durante algunas etapas del embarazo. Además, muchas mujeres sienten que el sexo se vuelve incómodo a medida que su cuerpo crece.

Con tu pareja debes hablar abiertamente sobre la relación sexual. Habla sobre otras maneras de satisfacer su necesidad de intimidad, como besarse, acariciarse o abrazarse. Es posible que necesite experimentar con otras posturas para el sexo a fin de encontrar las que le resulten más cómodas.

Muchas mujeres descubren que pierden el deseo y la motivación para mantener relaciones sexuales en la última etapa del embarazo, no solo por su tamaño sino porque están preocupadas por el inminente parto y la emoción de ser madres.

En este artículo, se abordan temas de seguridad y riesgos. Y se brindan algunos consejos para tener relaciones sexuales durante el embarazo.

pexels georgia maciel 2168821 scaled

¿Es seguro tener sexo durante el embarazo?

Durante un embarazo normal, sin complicaciones, las relaciones sexuales no dañarán al bebé, en ninguna etapa. El bebé está protegido por los músculos fuertes del útero, el líquido amniótico y el tapón mucoso que se desarrolla alrededor del cuello uterino.

Algunas personas creen que la actividad sexual o los orgasmos podrían dañar al bebé, aumentar las posibilidades de un aborto involuntario o inducir un parto prematuro. Sin embargo, en un embarazo saludable, nada de esto es cierto.

¿Las relaciones sexuales pueden inducir el parto?

Muchos estudios han concluido que las relaciones sexuales vaginales durante el embarazo no tienen vínculo con el aumento en los riesgos de parto prematuro o nacimiento prematuro. Sin embargo, si un médico considera que alguien está en alto riesgo, puede recomendar que la persona evite las relaciones sexuales durante el embarazo o solo en las últimas etapas.

Es posible que un orgasmo o una penetración sexual, induzca las contracciones de Braxton Hicks al final del embarazo.

Las contracciones de Braxton Hicks son contracciones leves que algunas mujeres experimentan al final de su embarazo. Sin embargo, estas contracciones no indican ni inducen el trabajo de parto, así que no deberían causar preocupación.

Posiciones sexuales en el embarazo

Durante las etapas finales del embarazo, las personas deberían elegir posiciones que no pongan presión sobre el vientre de la mujer embarazada, como la posición de misionero.

Si una mujer se recuesta boca arriba, el peso del bebé podría presionar sobre sus órganos internos o arterias principales.

Una mujer embarazada podría sentirse más cómoda en posiciones que le permitan controlar la profundidad y velocidad de la penetración.
Algunas posiciones cómodas pueden incluir que la mujer embarazada esté encima de su pareja, acurrucada junto a ella (“cucharita”) o sentada al borde de la cama.

Efectos del embarazo en el deseo sexual

El embarazo afecta el deseo sexual de cada persona de manera diferente y no existe una respuesta normal.

El aumento de hormonas y un mayor flujo sanguíneo hacia los genitales pueden estimular el deseo sexual, particularmente en el segundo trimestre.
Otras personas pueden experimentar una reducción en su deseo sexual a causa de la fluctuación de las hormonas, sentirse menos cómodas con su cuerpo, niveles de energía disminuidos o dolor físico.

El embarazo también puede afectar el deseo sexual de la pareja de una persona embarazada. Algunas personas pueden sentir más atracción hacia su pareja embarazada debido a los cambios en la forma de su cuerpo, como un aumento en el tamaño de sus senos.

En algunos casos, las preocupaciones y tensiones que siente la pareja pueden hacer que tengan menos interés en las relaciones sexuales. Es esencial ser abiertos con respecto al sexo para asegurarse de que ambos se sientan cómodos.

pexels andrea piacquadio 3756447 scaled

Beneficios de las relaciones sexuales durante el embarazo

El sexo durante el embarazo puede tener algunos beneficios para una mujer embarazada y su pareja. Los posibles beneficios incluyen:

Mejores orgasmos. El aumento del flujo sanguíneo hacia los genitales podría implicar mayor cantidad de orgasmos más potentes para las mujeres embarazadas.
Mantenerse en forma. Las relaciones sexuales queman calorías y pueden ayudar a que ambos se mantengan en forma.

Unión entre la pareja. Algunas parejas consideran que la actividad sexual durante el embarazo los une más.

Estimulación del sistema inmunitario. Un estudio de 2004 determinó que las relaciones sexuales aumentan el IGA, un anticuerpo que ayuda a prevenir resfriados y otras infecciones.

Aumento de la felicidad. Los orgasmos liberan endorfinas que pueden ayudar a la mamá y al bebé a sentirse felices y relajados.

Después del embarazo las mujeres pueden regresar a la actividad sexual cuando sientan que están listas para hacerlo. El agotamiento y la energía que requiere cuidar al nuevo miembro de la familia, podrían hacer que la mujer no desee tener relaciones sexuales por un tiempo, luego del parto.

En CELAGEM estamos listos para cumplir tu sueño

Somos especialistas en resolver problemas de fertilidad, fecundación In vitro o reproducción asistida. Queremos enseñarte algunos de nuestros tratamientos que tienen su primera cita totalmente gratis.

AGENDA GRATIS

DIAGNÓSTICO ONLINE